Ausiàs March

Rompe con la tradición de los trovadores provenzales, y presenta una lírica valenciana original

Escrito por Javier A.

Biografía

Ausiàs March nació en Gandia o Beniarjó, en 1397 y murió en Valencia, en 1459 fue un poeta y caballero valenciano de la época medieval, originario de una familia de la pequeña nobleza. Fue uno de los poetas más importantes del Siglo de Oro valenciano y de la literatura en valenciano.

Fue hijo del también caballero y poeta Pere March y de Leonor Ripoll. Según distintas versiones, el lugar de su nacimiento podría ser Valencia, aunque tradicionalmente se le creía nacido en Alicante, mientras una tercera versión sostiene que nació en Beniarjó (pueblo cercano a Gandía).

Su infancia la pasó en la Ciudad Ducal, donde aprendió latín y retórica, hasta que en 1413 a los 16 años de edad, heredó los señoríos de Beniarjo y Pardines. De joven participó en las expediciones que el rey Alfonso V el Magnánimo realizó por el Mediterráneo. Formó parte en la conquista de Córcega y Cerdeña, destacando por su habilidad en el uso de las armas y valentía en el campo de batalla, por lo que es armado caballero en 1418 por Alfonso el Magnánimo y en 1424 nombrado “halconero mayor” (El “falco” o “falconet” era una especie de artillería de campaña de gran poder destructivo contra las filas enemigas). Se le concede la jurisdicción criminal y civil sobre Beniarjo, Padrines y Bernisa, concediéndole el “mero” y “mixt” imperio y otros privilegios.

En 1425 se retiró a sus posesiones valencianas, Gandia y Beniarjo. De notar es en este período su relación personal y literaria con el príncipe Carlos de Viana, heredero al trono de Navarra. Asiste en 1435 a las Cortes formando parte del brazo militar como Señor de Beniarjo. Establecido en Gandía, se casó con Isabel Martorell (1437), hermana de Joanot Martorell, autor de Tirant lo Blanch, y tras haber enviudado contrajo nuevas nupcias con Joana Escorna (1443) y se afincó en Valencia, donde murió el 3 de marzo de 1459. Sus restos mortales reposan en nuestra Catedral en la Ciudad de Valencia.

Fue el poeta valenciano más famoso de toda la baja Edad Media, y con el paso del tiempo se ha postulado como el mejor poeta valenciano de todos los tiempos. Su nombre figura en primera línea en la historia de la poesía de los pueblos neolatinos. Considerado “Petrarca valenciano” y “Príncipe de los poetas”.

Tumba de Ausiàs March en la Catedral de Santa María de Valencia.

A partir de los veintisiete años ya no saldría de su tierra, permaneciendo primero en Gandía, donde se dedicó a la administración de sus propiedades, y después en Valencia. Comenzó a escribir en 1430. Tres años más tarde, el infante Juan, Duque de Gandía, confirmó sus privilegios como señor feudal.

En 1439, a los cuarenta años, se casó con Isabel Martorell, hermana de Joanot Martorell, autor de la novela caballeresca, escrita en lengua valenciana, Tirant lo Blanch. Dos años más tarde Isabel murió y Ausiàs March contrajo segundas nupcias, en 1443, con Joana Escorna, quien murió poco después.

Sus dos esposas, así como varios miembros de su familia, están enterrados en el Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, en la capilla y cripta que la familia March tenía en este monasterio, que fue descubierta en el año 2016. En este monasterio estaría enterrado también su padre, Pere March, así como otros miembros de la familia March.

Ausiàs March murió el 3 de marzo del año 1459 en Valencia, dejando cinco hijos bastardos pero ninguno legítimo. Fue enterrado en la catedral de Valencia, donde aún puede verse su losa sepulcral, cerca de la Porta de la Almoina.

Obra

Ausiàs March abandona la tradición de la poesía trovadoresca y su retórica brillante –pero artificiosa y distante–, lo que le permite la expresión de la íntima meditación personal de un hombre-poeta que aparece desprovisto de toda ficción y dispuesto a hablarnos de todo aquello que le obsesiona: el amor, las relaciones del hombre con Dios, el dolor y la muerte, el pecado y la virtud. Estos problemas son reales y personales, del mismo modo que lo son las mujeres que aparecen en su obra, que ya no son las distantes y platónicas Beatriz y Laura –puras ideas con nombre propio–, ni las idealizadas midons –mi dueña– de los poetas provenzales, sino mujeres reales, con sus vicios y virtudes, que son amadas u odiadas por razones concretas y no por un afán de idealización.

La obra de Ausiàs March está constituida por ciento veintiocho poemas. En 1539 se recopilaron 46 de sus composiciones en Valencia, traducidas al castellano por Baltasar de Romaní. Otra edición vallisoletana integrada por 124 poesías fue supervisada por Juan de Resa, capellán de Felipe II, en 1555. La traducción de más prestigio en lengua valenciana, fue de Jorge de Montemayor, que data de 1560, fue impresa en Valencia y posteriormente en Zaragoza (1562) y Madrid (1579). Su obra influyó de forma notable en la poesía española del Renacimiento. Los manuscritos del poeta están en poder de la “Biblioteca Nacional”.

La mayoría de estudiosos se decantan por clasificar su obra en ciclos temáticos. De hecho, cada uno de estos ciclos forma una unidad de sentido, y se observa una evolución formal y conceptual en los diferentes ciclos, por lo que se ha llegado a considerar su obra completa como un inmenso poema.

Los cantos de amor

En su producción el amor es un tema tan importante que llega a generar otros con entidad propia, pero siempre como causa o efecto de este. En la obra de March la mujer es una persona real, humana e individual y, en consecuencia, la relación hombre-mujer será la mezcla del amor sensual (sentidos) y el amor intelectual (contemplación y pensamiento).

El autor sólo mantendrá de la poesía trovadoresca el hecho de dedicar sus poemas a una mujer, a la que se refiere mediante una senhal para esconder su verdadero nombre. Podemos dividir estos cantos en cinco señales que representan cinco etapas de la vida del autor.

  • Plena de Seny (Llena de razón)
  • Llir entre Cards (Lirio entre cardos)
  • Amor, amor
  • Mon darrer bé (Mi último bien)
  • Oh, foll amor (Oh, loco amor)

Los cantos de muerte

El tema de la muerte no es exclusivo de este ciclo, formado solo por seis poemas dedicados a plañir la muerte de una sola mujer, sin usar “senhal”. La destinataria parece ser su segunda esposa, Joana Escorna. El poeta reflexiona sobre los temas más comunes que la muerte de una mujer amada puede ocasionar: el destino del alma, el dolor por su ausencia y el recuerdo del pasado. El poeta se siente, incluso, culpable de la muerte de su mujer.

El Canto espiritual

El Cant espiritual, dirigido a Dios, es una larga oración (224 versos), escrita en segunda persona. Está considerado como uno de los poemas más importantes del Siglo de Oro valenciano. El poeta se muestra preocupado en conseguir el camino de Dios y teme condenarse por haber caído en el «amor loco», de lo cual se arrepiente; incluso le pide a Dios que le acorte la vida para no incurrir en más pecados.

Aquí se observa al poeta más preocupado por expresar su pensamiento y sus reflexiones más que íntimas que por seguir los preceptos de la poética tradicional. Por eso utiliza verso libre, gracias a lo cual su expresión resulta más natural que el resto de composiciones realizadas a base de versos duros y ásperos, que dificultan su lectura.

Estilo

March se aleja de todo preciosismo y adecua el estilo al tema que trata: culto y conciso en los poemas filosóficos, pero sin renunciar a los giros populares y el tono desenvuelto cuando la situación lo requiere. El verso predominante a lo largo de toda su obra es el decasílabo en coplas cruzadas o encadenadas.

Métrica

La estructura de sus obras sigue los cánones provenzales, como por ejemplo versos decasílabos en dos hemistiquios cesurados en la cuarta sílaba, agrupados en estrofas de ocho versos con la presencia de una tornada final que contiene la «señal» (seudónimo).

Importancia de Ausiàs March

Ausiàs March es probablemente el hombre de letras más reconocido de la literatura medieval en lengua valenciana.

Este juicio se apoya en lo siguiente:

Fue un poeta muy leído y ejerció honda influencia en grandes poetas castellanos como Boscán, Garcilaso, Fernando de Herrera y Gutierre de Cetina. Además, toda la poesía en valenciano del siglo XVI es un intento de imitación de su obra.

La cantidad de manuscritos que nos han llegado, así como las numerosas traducciones que se han hecho de sus obras.

Su obra se distanció de todo lo anterior, y adquirió un tono muy personal, sincero y depurado, que contrastaba con la artificiosa retórica del amor cortés.

Premio Ausiàs March de Poesía

En el año 1959 el Ayuntamiento de Gandía instituye el Premio Ausiàs March de Poesía, siendo José Agustín Goytisolo y Pere Quart quienes lo ganan en la primera convocatoria. El Ausiàs March es un Premio de gran importancia y muy larga andadura que lleva convocándose durante décadas. Entre los poetas ganadores en distintos años están Carlos Murciano (1965), Félix Ros (1966), Leopoldo de Luis (1968), Juan Antonio Villacañas (1969), Alfonso López Gradolí (1973), María Beneyto (1976), Vicenç Llorca (1991), Ivan Tubau (2003), Àngels Gregori (2007) y Raúl Zurita (2012). Accésit al Premio Ausiàs March en 2012 fue Antonio Gamoneda. Entre los finalistas se encuentran Juan Carlos Mestre y Alejandro Céspedes.

Artículos relacionados con Ausiàs March

Ausiàs March, 550 años después. POR M. MOREIRAVALENCIA. Como cada 3 de marzo, el sepulcro en el que descansan los restos de Ausiàs March en la Catedral de Valencia recibe la visita de numerosos admiradores de la obra del poeta.

Salen a la luz los enigmas de la cripta familiar de Ausiàs March. Las excavaciones en el monasterio de San Jerónimo de Cotalba, en Alfahuir (Valencia), desvelan los restos de once individuos y del hijo no nato del poeta, cuya existencia se desconocía. POR MARTA MOREIRA.