Francesc de Vinatea

Se enfrentará al rey, para evitar la división del Reino de Valencia, con todas sus consecuencias.

Escrito por Javier A.

Biografía

Erróneamente conocido como Guillem de Vinatea, Francesc de Vinatea nació en Morella en 1273, y murió en Valencia en 1333, fue un caballero del Reino de Valencia que ocupó el cargo de jurat en cap (primer jurado) de la ciudad capital del reino. Se opuso a la política feudalizadora de Alfonso IV de Aragón, que pretendía dotar fuertemente al infante Fernando de Aragón, hijo de su segunda mujer (Leonor, hermana de Alfonso XI de Castilla) en perjuicio del heredero (el futuro Pedro el ceremonioso). Ante las alteraciones surgidas, el rey renunció a su proyecto.

También es famoso por una frase que habría dirigido (según algunas fuentes a Pedro, pero posiblemente al propio rey Alfonso), y que se considera una certera formulación del pactismo constitucional de la Corona de Aragón en cuanto a su limitación del poder de los reyes, que hacía imposible la formación de una monarquía autoritaria:

Cada uno de nos somos tanto como vos, pero todos juntos mucho más que vos.

Hijo de un militar a las órdenes de Jaime I, Francesc de Vinatea estudió leyes en Valencia. Se casó en primeras nupcias con “Na” Carbona, hija del señor de la Todolella. Viviendo en Morella, donde se dedicaba al comercio, descubrió a su esposa en adulterio. Según las costumbres de la época, la mató en defensa de su honor. Marchó a Valencia desde Morella para entregarse a la justicia. Fue juzgado y absuelto por Jaime II. Poco tiempo después regresó a Morella y transfirió el señorío de Todolella a su hija Francesqueta. Vinatea regresó a Valencia donde se casó en segundas nupcias, esta vez con Jaumeta Castella.

En mayo de 1333 fue elegido jurado, cargo que al poco tiempo tuvo que ejercer en las circunstancias que le harían famoso.

Defensa de los Fueros de Valencia

Según la Crónica de Pedro el Ceremonioso, el rey Alfonso había decidido partir el reino, algo que estaba prohibido por los Fueros del Reino de Valencia. Las distintas villas afectadas pidieron ayuda a los jurados del Cap i Casal (La capital), que eligieron a Vinatea como representante para deshacer el contrafuero.

Según la crónica, afirmó Francesc Vinatea:

“Yo me aventuraré a plantear la cuestión ante el Rey y no rogaré por mi vida y si me mata el Rey, moriré por lealtad, por lo que si yo me aventuro, vosotros, los demás jurados, bien podéis acompañarme“.

Y, ya ante el Rey, pronunció el siguiente discurso:

Me maravillo del señor Rey y de todo su Consejo, de las donaciones que ha consentido, cuando no podía separar dichas villas del Reino de Valencia, si lo hacía Valencia no sería nada; pero ellos no consentirían dichas donaciones, las contradirían y que se maravillaba de él y de su Consejo y los llamaba traidores.

no cambiaremos de opinión, aunque me separe la cabeza del cuello, o nos mate a todos, y os prometo señor que si yo muero no escapará ninguno de éstos que están aquí, todos morirán a espada y vos señor y la reina y el Infante Don Fernando.

Tras esto, el rey increpó a la reina: “¿Estas palabras queríais oír?”; y ésta replicó: “Señor, esto no lo consentiría el Rey Alfonso de Castilla, nuestro hermano, porque él los degollaría a todos”; sentenciando Alfonso:

Reina, reina, el nostre poble es franc, e no és així subjugat com és lo poble de Castella, car ells tenen nós com a senyor, e nós a ells com a bons vassalls e companyons.

(Reina, reina, nuestro pueblo es libre, y no está sojuzgado como el pueblo de Castilla, porque ellos me tienen a mí como a Señor y nosotros a ellos como buenos vasallos y compañeros.)

El rey revocó la partición, aunque estudios recientes señalan que Vinatea murió -casualmente- unos meses después de este episodio histórico.

Según algunas fuentes, Francesc de Vinatea habría apostado hombres armados en diversos puntos estratégicos de la ciudad y amenazó al rey con que si no retiraba el contrafuero, nadie saldría con vida del recinto a excepción de los miembros de la realeza.

En la fachada del Convento de la Puridad de Valencia anteriormente Casa Palacio de la Cofradia de San Jaime, una placa dice lo siguiente:

“De esta antiga casa de la Confraria de Sent Jaume on foren a.justats el consells que regiren la vida de Valencia va eixir el esforcat Vinatea en MCCCXXXIII per a oposar el protestament de Valencia al rei Alfons II pel contrafur de la donaciò al infant Ferran de les villes de Alzira, Borriana, Castelló, Morella, Molvedre i Xàtiva que foren alliberades al gest sublim de varò tan insgine que el poble valencià va secundar ab gran virilitat. Lo Rat Penat sots el patronat del Ajuntament de Valencia i ab el concurs de Agrupació Valencianista Republicana, Centre de Actuació Valencianista, Consell de Orientació Valencianista, Orfeó Valencià, Agrupació Valencianista Escolar i Acció Nacionalista Valenciana en el VI centenar de la gesta i per a la seua memoria al (…) VIII Octubre MCMXXXIII”.

Reivindicación de la figura de Vinatea

Ya en el siglo XIX se reivindicaba la figura de Francesc de Vinatea, en una obra de teatro de Joan Llonín, Los jurados de Valencia, o sea el heroico Vinatea, estrenada en Barcelona en 1821, y en un cuadro de pintura de historia de Emilio Sala, que obtuvo la primera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1878. En 1958 Ramón Stolz incorporó una escena similar en los murales de la Sala de los Fueros del Ayuntamiento de Valencia. En 1974, se estrenó una ópera sobre el mismo asunto de Matilde Salvador, con libreto de Xavier Casp.

Francesc de Vinatea es hoy en día una figura simbólica para los valencianos. Las Cortes de Valencia tienen unos premios con su nombre, la Alta Distinción Parlamentaria, la RACV ofrece otros también con el nombre de Vinatea, y existe una estatua de él en la Plaza del Ayuntamiento de la ciudad, colocada para sustituir a la estatua ecuestre de Franco que existía en el mismo pedestal.