Els Furs del Regne de Valéncia

Cronología

Los Fueros de Valencia fueron aquel cuerpo legal que contenía la legislación territorial,  vigente en el Reino de Valencia desde 1238, hasta que fueron derogados por Felipe V de Borbón en 1714 mediante los denominados Decretos de Nueva Planta. Su primera redacción se sitúa en la primavera de 1239, al año siguiente de la conquista de Valencia, por iniciativa del propio rey Jaime I, y recibe el nombre de Costum, al principio se aplicó únicamente a la ciudad de Valencia. Se concibió como una reorganización de elementos del derecho común, nuevos, diferentes de los que existían en los territorios del norte de la Corona de Aragón.

Con la promulgación de la Costum por Jaime I en 1239 se sancionaba la existencia legal del nuevo Reino con un marco jurídico y legislativo propio, poniendo fin así a la diversidad de fueros y costumbres de los primeros años de la conquista. Los señores aragoneses aplicaban en sus nuevos dominios valencianos el Fuero de Aragón — el propio Jaime I lo aplicó a la primera ciudad que conquistó, Burriana. — Ya en 1250 tuvo lugar en Morella una reforma de la Costum que supuso su conversión de norma local a territorial para todo el Reino, lo que daría lugar a los Fueros del Reino de Valencia. Hacia 1260 el rey tiene graves dificultades en torno a la regencia del reino.

El infante Don Alfonso, su primogénito, alcanza la gobernación general de Aragón y Valencia, apoyado en los señores aragoneses. El equilibrio parece inclinarse por un dominio mayor de aquél reino, que amenaza romper la idea de un reino nuevo. Muerto pronto el infante, Jaime I encuentra el momento adecuado para promulgar el texto de los Furs para todo el reino. La Costum, adicionada, se va a convertir ante una asamblea de los tres estados (Reino de Aragón, Reino de Mallorca y Reino de Valencia) en una norma general. Los señores aragoneses se apartan del acuerdo pues quieren conservar su propio derecho.

En las Cortes celebradas en Aragón en el año 1264 los señores aragoneses muestran su agravio, pues al conquistarse el Reino de Valencia usaron el Fuero de Aragón y después el rey, sin consejo de los ricos hombres, había ordenado fuero nuevo y peculiar, lo que no consentían porque fue conquista de Aragón y debió ser poblado a su fuero, y repartido por caballerías como se acostumbraba.

El rey no quería organizar Valencia desde esquemas de jerarquía feudal – Furs CXLIV en la versión latina -, en donde los clérigos y nobles no adquirieses tierras. – Furs LXXII, 7-10.- El 7 de abril de 1261, en Valencia, Jaime I de Aragón juró ante las Cortes Valencianas los Fueros de Valencia e impuso a todos sus sucesores la obligación de jurar los Fueros de Valencia antes de que finalizase el primer mes de sus reinados. Este hecho supuso la declaración del Reino de Valencia como estado soberano. El rey se reservó la corrección y ampliación de todos los Furs concedidos a todo el Reino en 1261 y en numerosas concesiones de cartas y privilegios aplicó este derecho. Fue mejorando o dando fueros nuevos hasta 1271 en que los confirmó definitivos en las Cortes en Valencia.

Los primeros fueros otorgados en el año 1238 estaban escritos en latín y, según los historiadores de las Cortes, data de 1261 la traducción al valenciano, siendo sus autores, según F. J. Borrull, Guillem y Vidal, monjes de Benifassá, por eso se le llama manuscrito de Benifassá fechado en 31 de marzo de 1261. En 1329, Alfonso IV de Aragón, que se había decantado por la unidad legislativa, pretendió imponer los Fueros de Valencia sobre los de Aragón y acordó en Cortes “que en todos los lugares de su propiedad en el Reino de Valencia en los que se aplicaban los Fueros de Aragón, y en aquellos donde los señores de los mismos lo consentían, se aplicase a partir de entonces los Fueros de Valencia, concediendo la denominada Jurisdicción Alfonsina a aquellos nobles que, renunciando a la aplicación de los Fueros de Aragón en sus señoríos, adoptasen los Fueros de Valencia”.

Si bien convivirá con el derecho musulmán del Llibre de la Sunna e Xara, pero sin mezclarse, hasta la expulsión de los musulmanes en el XV. Una de las medidas adoptadas para fomentar la aplicación de los Fueros de Valencia consistió en instar a toda persona que ejerciese un cargo oficial en el Reino y tuviese en el mismo algún señorío, villa o alquería, a que aplicase en sus tierras los Fueros de Valencia, siendo compelidos a renunciar a sus cargos o serían destituidos si no lo hacían efectivo. En el año 1714, Berwick pronunciada, al entrar en Valencia, la frase que despejaba cualquier tipo de duda respecto al futuro de los fueros valencianos: “…este Reyno ha sido rebelde a Su Majestad y ha sido conquistado, habiendo cometido contra Su Majestad una grande alevosía; y así, no tiene más privilegios ni fueros que aquellos que Su Magestad quisiere conceder en adelante…”.

El 29 de junio de 1707, Felipe V promulgaba el Decreto de Nueva Planta, que venía a abolir los fueros de Aragón y Valencia. Como consecuencia, los valencianos perdían todas sus instituciones de gobierno y quedaban sometidos, tanto en el aspecto administrativo, como en el relativo al derecho privado, a las leyes de Castilla.

Características de los Furs

  • Redacción el latín, entre enero y octubre de 1238, denominando a cada uno de sus 1558 artículos como Fueros.
  • Se realizará en la Cancillería Real.
  • Algunas de las fuentes documentales del texto:
    • Corpus Iuris Civilis (glosado) -dos terceras partes de los Fueros de V. son Ius Commune.
    • Liber Iudicum.
    • Les Consuetudines Ilerdenses.
    • Decretales Pontificias (disposiciones de los Papas sobre cualquier tema).
    • Glosas al Corpus efectuadas por Accursio.
    • Derecho marítimo (para la regulación del tráfico marítimo).
    • Derecho notarial.
  • Para adecuar el texto a la realidad valenciana redactan a propósito algo más de 100 artículos o fueros en los que se cita expresamente el Reino, se le define, y se instauran una serie de instituciones valencianas como los tribunales.

El orden de prelación de fuentes en Valencia

  1. Derechos locales.
  2. Derechos territoriales: Furs y Actes de Cort.
  3. Privilegios, legislación real y de virreyes.
  4. Sentido natural o equidad.

El privilegio

El privilegio era un mandato que publicaba el señor de un lugar (en el que ejerce la jurisdicción) para resolver un problema sobrevenido. Puede ser tanto una concesión voluntaria como a petición de parte, pero en ambos casos se realizaban a cambio de una prestación económica, y ésta no necesitaba de celebración de Cortes. Los privilegios se volvieron abundantes con el paso del tiempo, ya en época de Fernando el Católico se realizaría una recopilación de todos los que estaban en vigor, no obstante en tiempos de Jaume I ya se realizaban recopilaciones en libros. El derecho valenciano se sustentaría sobre los Fueros y los Privilegios hasta tal punto que a partir del siglo XV es imposible encontrarles sentido a los unos sin los otros. En 1239, se concedió a los valencianos el primer privilegio, a través del cual se hace la donación a los ciudadanos de Valencia de unas casas frente a la Catedral para la instalación de los Tribunales y la cárcel Ya en 1515 se llevaría a la imprenta la Obra Aurea que es la última versión de los privilegios que se tiene hoy en día, y en consecuencia su última recopilación. Durante el siglo XIII y XIV se fueron sucediendo las Cortes en el Reino de Valencia, con sus correspondientes cuadernos de Cortes, a partir de la muerte de Jaime I, y sin intercalar los fueros que se llevaban a cabo en la Costum. Los cuadernos se colocaban cronológicamente uno detrás de otro, complicando su utilización. Esto se sucedería hasta 1547, fecha en que Francisco Juan Pastor llevó a cabo la publicación de todos los Fueros promulgados hasta la fecha, ordenados por temas, con el nombre de Fueros del Regne de Valencia.

Aportaciones a los Furs del Regne de Valéncia

Durante el periodo de tiempo que comprende entre el XIV y el XVII, las Cortes de Valencia se reunieron con mucha frecuencia en el siglo XIV, al igual que en el XVI, menor en el XV, y de forma infrecuente en el XVII. En el XV el jurista Pere Belluga, escribió un tratado en el que se definiría el papel de las Cortes Valencianas en el conjunto del Reino, llamado Speculum Principium, con un gran significado político y jurídico, y mediante el cual definía cómo debían de ser unas Cortes ideales. En 1677, Llorenç de Mateu i Sanz, publicó una obra llamada Tratado de Celebración de Cortes de Valencia en la que nos llega una descripción concreta de su funcionamiento. Como apunte mencionar la definición de Actos de Corte, por su diferencia de los Fueros, estos eran acuerdos en que uno o dos brazos de las Cortes consienten, pero no se encuentran todos de acuerdo, por lo que no se convertiría en Fuero, eran vinculantes y debían de realizarse siempre tomando parte el Rey.

Composición y contenido de los Fueros del Reino de Valencia

Els Furs del Regne de Valéncia constan de nueve libros, cuyo contenido es el siguiente:

El Libro Primero de los Fueros de Valencia

Contiene quince rúbricas y comprende lo relativo a los términos de Valencia, los pactos y vedados, establecimiento de un juez en Valencia, admitiéndose el consejo de los prohombres de la ciudad, con cuya intervención debería el juez despachar todas las causas civiles y criminales. Se consignan las leyes de sustanciación y los derechos del Tribunal de Valencia por las penas que impusiere, fianza, emplazamiento y personas capaces de demandar; que los judíos y sarracenos no tuviesen siervos cristianos; asilos, ordenanazas y decretos del principe; ignorancia de hecho y de derecho, peticiones al rey, prohibición de apelar pendiente el pleito, peticiones contra derecho y prohibición de vender públicamente imágenes sagradas.

El Libro Segundo de los Fueros de Valencia

Consta de diecisiete rúbricas, que tratan de manifestación de escrituras y de los que podrían ser llamados a juicio, pactos contra derecho, transacciones, error en las cuentas, abogados, delitos que llevan consigo infamia, procuradores, que nadie pudiese donar ni encomendar sus acciones o demandas a persona más poderosa, negocios encomendados a apoderados, de las cosas hechas por fuerza o miedo, engaños, restitución de menores, tutores y curadores, juicios de árbitros, obligaciones de los taberneros y hosteleros y juramentos de calumnia.

El Libro Tercero de los Fueros de Valencia

Consta de veintidós rúbricas sobre los juicios: que nadie fuese obligado por fuerza a demandar ni acusar a oto, derecho de litiscontestatio, días en que no se podía litigar, jurisdicción de los jueces y fuero conveniente, sitio donde se demandan los crímenes, posesiones y legados, dónde debería ser demandado el que prometeiese pagar algo en lugar cierto, dónde deberían hacerse las demandas de las demás cosas, heredades y petición de administración de cuentas, donaciones, demanda de bienes raíces, reivindicaciones, usufructos, y división y partición de herencia y cosas comunes; de los litigantes comuneros, manifestación en juicio de la cosa mueble demandada y de los juegos y jugadores.

El Libro Cuarto de los Fueros de Valencia

Tiene veinticuatro rúbricas con numerosos fueros (la penúltima que trata de censos, tiene sesenta y seis); se legisla en ellas sobre la cosa demandada, legados deshonestos, condición furtiva de las cosas donadas y cartas pagadas, demandas y obigaciones, que la mujer no pudiese ser demandada por deuda del marido, ni el marido por la de la mujer, ni la madre por la del hijo, ni el hijo por la del padre, ni el padre por la del hijo emancipado, ni el liberto por la de su patrono; fiadores, pruebas y testigos. La rúbrica X establece que, sobre lo dicho en un documento escrito ha de prevalecer la verdad, aunque fuere contraria a lo escrito, siempre que constase de cualquier otra manera. La rúbrica XI y siguientes tratan de los frutos de las cosas dadas en prenda, promesas de préstamo no cumplidas, compensaciones, usuras, depósitos y de los contratas de mandato en compañía, compra y venta, ferias, mercados y arrendamientos.

El Libro Quinto de los Fueros de Valencia

Tiene seis rúbricas; trátase en él de arras y esponsales, del usufructo de la viuda que contrae segundas nupcias, de la promesa y privilegios de las dotes, de las donaciones entre marido y mujer, cómo deberá demandarse la dote cuando se disolviese o separase el matrimonio y de las tutorías de los menores.

El Libro Sexto de los Fueros de Valencia

Se compone de once rúbricas, tratando de los siervos huidos y de los hurtos y más cuando mueran los padres; testamentos: quienes pueden otorgarlos; intestados, herederos, derecho de éstos para deliberar, repudio de la herencia, exheredación, legados y dudas en los contratos matrimoniales.

El Libro Séptimo de los Fueros de Valencia

Tiene once rúbricas, legislándose en ellas sobre precripciones, sentencias, penas de los jueces que juzgasen mal, ejecución de sentencias, personas a quienes no dañaría la cosa juzgada, remedio contra las sentencias pronunciadas por documentos o testigos falsos, confesión en juicio, apelaciones, cesión de bienes, posesiones dadas por la autoridad del juez y privilegios del fisco.

El Libro Octavo de los Fueros de Valencia

Tiene ocho rúbricas y en ellas se trata de la fuerza o violencia hecha en los bienes, interdictos, prendas, fianzas, modo de hacer los pagos, evicción y saneamiento, adopciones y emancipaciones, rescate de personas y donaciones.

El Libro Noveno de los Fueros de Valencia

Tiene treinta y coho rúbricas y puede llamarse el Código Penal de Valencia (dix.Marichalar), porque comprende los delitos y las penas. El resumen es como sigue. Las primera rúbricas hablan de quienes podían acusar, adulterios y raptos, falsedades y monederos falsos, estelionatos (significa fraude o engaño en los contratos), injurias, y declaraciones y preguntas hechas en el tormento. Respecto a este punto conviene advertir –Marichalar- que cuando alguno fuese acusado de un crimen o gran maleficio y se reuniesen en su contra tales indicios que fundadamente le constituyesen en reo presunto debería ser puesto a cuestión de tormento; pero si  fuese persona honrada, a juicio del juez y de los prohombres consejeros, no se le podría atormentar. Tampoco a los niños menores de ocho años, ni al siervo para obligarle a declarar contra su señor, excepto en crímenes de lesa majestad, herejía o falsa moneda; ni al liberto contra su patrono, ni al hijo contra sus padres, ni al padre contra el hijo, ni al hermano contra el hermano. Los hombres libres tampoco sufrirán tormento por negocios civiles, a no ser que fuesen presentados como testigos, en cuyo caso, y prestando declaraciones contradictorias, de las cuales se presumiese fundadamente falsedad o mala fe, podían ser atormentados. Trata a continuación de los crímenes y faltas, heridas, malhechores, crímenes de lesa majestad, y traición; desde la rúbrica XI cesa la parte criminal, ocupándose las restantes de las denuncias de obra nueva, homenaje de los feudatarios a los señores y caza, significación de palabras y reglas de derecho, naufragios, tribunal del bayle (funcionario real), notarías, treguas y guiajes, derecho feudal, prescripciones sobre el juicio de batalla, cuándo era lícito el contrato y solemnidades previas, molinos, hornos y baños, ordenanzas municipales, oficio del mustaçaf (o almotacén en castellano), marineros fugados o criminales, alguaciles y carcelajes, pañeros, sastres y bondad de las telas, los acequieros. El título de los médicos tiene dos leyes, a quienes se prohibía asistir a ningún enfermo grave si no les constase haberse antes confesado. Las rúbricas finales comprenden los derechos de lezda (del latín “licita”: impuesto sobre las mercancías) que debían pagar algunos artículos, las medidas de pan y vino, las de terrenos y la proporción de la moneda de oro y plata, tomando por tipo el marco (patron ponderal para pesar las monedas de oro y plata).

Conjuntos legislativos menores

Los Usatges de Barcelona

Otro conjunto legislativo de la Corona de Aragón son los ‘Usatges’ de Barcelona. Éstos no pueden ser compilados, y asimilados por la Corona, hasta el siglo XIII pues Barcelona pertenecía al Reino de Francia hasta que el rey Luís IX entregó los 9 condados carolingios a Aragón, a cambio de diversas posesiones en el sur de Francia. La primera compilación que se hicieron de los ‘Usatges’ de Barcelona la inició Jaime I, conde de Barcelona, cuando incorporó ésta y el resto de condados a la Corona de Aragón. Pero lo hizo en latín. Y así fue hasta el siglo XVI cuando se promulgaron los ‘Usatges’ de Barcelona y resto de “Costumbres” locales  en lengua vulgar catalana.

Els Furs i Costums de Tortosa

Los Fueros de Valencia se convirtieron en fuente para la consecución de otro texto equivalente en Tortosa. El Obispo de Tortosa nombró una comisión de 3 juristas (dos notarios y un jurista) para que realizaran la constitución de Furs i costums de Tortosa, y estos tomaron como fuente los de valencia para configurar su texto legislativo extenso.

  • Suprimieron al igual que los valencianos, los primeros y últimos títulos que eran derecho valenciano estricto, sustituyéndolo por derecho propio de Tortosa.
  • Muchos de los fueros valencianos, basados en derecho romano, fueron reinterpretados teniendo delante el Corpus Iuris Civilis, redactando algunos similares a los de Valencia, pero en otros se tomaron decisiones distintas.

Leer: Declaraciones de Antonio Ubieto Arteta, Catedrático de Historia Medieval, acerca de Los Fueros del Reino de Valencia

Bibliografía

  • Danvila, M. Las Germanías de Valencia. (Madrid, 1884).
  • Diago, F. Apuntamientos recogidos por el P. M. Fr. Francisco Diago, O.P., para continuar los anales del Reyno de Valencia desde el rey Pedro III hasta Felipe II. (Valencia, Hijos de F. Vives Mora [Acción Bibliográfica Valenciana], 1936-1946, 2 vols).
  • Durán, E. Les Germaníes als Països Catalans (Tesis Doctoral Inédita, Barcelona, Universidad de Barcelona, 1979, 2 vols).
  • Escolano, G. de. Décadas de la Historia de la insigne y coronada ciudad y Reino de Valencia. (Valencia, Terraza, Aliena y Compañía Editores, 1879, 3 vols).
  • García, M. La Germania dels menestrals de València. (Valencia, 1935).
  • García, R. Las Germanías de Valencia. (Barcelona, Península, 19812).
  • Reglá, J. Historia del Pais Valencià. T. III: de les Germanies a la Nova Planta. (Barcelona, 1975).
  • Ventura, J. Inquisició espanyola i cultura renaixentista al Pais Valencià. (Valencia, Eliseo Climent, 1978).
  • Viciana, M. de. Crónica de la ínclita y coronada ciudad de Valencia. (Barcelona, Pablo Cortey, 1566. Ed. facsímil, con estudio preliminar e índices de S. García Martínez, Valencia, Universidad de Valencia, 1972-1983, 5 vols).
  • Ximeno, V. Escritores del Reyno de Valencia. (Valencia, Joseph Estevan Dolz, 1747, 2 vols. Ed. facsímil, Valencia, París-Valencia, 1991).
  • Lorenzo, J. (Imprenta Real). (1804). Viage literario a las iglesias de España. Madrid, España.
  • Gómez, J. V.
    • La festivitat del 9 d’Octubre a través de les cròniques. Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Los mudéjares en el Reinado de Jaime II (1291-1327). Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Cartas pueblas valencianas concedidas a fueros aragoneses. Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Sobre la repoblación valenciana a leyes musulmanas (siglos XII-XV). Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Alfonso el Magnánimo: monarca, humanista y mecenas. Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
  • López, J.
    • Historia de la medicina valenciana, Tomo I. Valencia, España.(Vicente García Editortes, S.A) (2012)
    • Historia de la medicina valenciana, Tomo II. Valencia, España.(Vicente García Editortes, S.A) (2012)
    • Historia de la medicina valenciana, Tomo III. Valencia, España.(Vicente García Editortes, S.A) (2012)
  • Beuter, P. Crónica general de toda España y especialmente del Reyno de Valencia. Valencia, España. (1604).
  • Cabanes, Mª D.
    • Documentación del s. XIII en relación con la conquista. Serie Histórica A.C.V. nº 1. Gandía (Valencia). (1986).
    • Repoblación jaquesa de Valencia. T.V. 48. Zaragoza, España. (1980)
    • Aspectos demográficos de la Reconquista: Población pre-existente y repoblación en la ciudad de Valencia. Zaragoza, España. (1979-1980)
  • Castell, V. Els mossarabs. El cristianisme en Valencia abans de Jaime I. En torno al 750 aniversario T.I. Valencia, España. (1989).
  • Diego, F. Anales del Reino de Valencia. Valencia, España. (1613).
  • Ferrando, J. Origens, elements, naturalea i organisacio del Regnum Valentiae. Valencia, España. (1983).
  • García, H. El Libre de Repartiment y la práctica notariall en su tiempo. B.S.C.C. XXV. Castelló, España. (1949).
  • García, R. Tratado de la Real Señera. Valencia, España. (1993).
  • Giralt, E. España Moderna y Contemporánea. Ap. Bibli. Emili Girat. Barcelona, España. (Teide) (1964).
  • Peñarroja, L.
    • Cristians valencians baix l’Islam: de l’any 1000 a la conquesta. Madrid, España. (Gredos). (1993).
    • Moriscos y Repobladores en el Reino de Valencia: la Vall d’Uxó (1525.1625). Valencia, España. (Del Cenia la Segura). (1984).
  • Roca, F.
    • Inmigración en la Valencia medieval. Castellón, España. (D.S.C.C.) (1977).
    • Un siglo de vida mudéjar en la Valencia medieval: 1238-1338. Valencia, España. (E.E.M.C.A.) (1952).
  • García, J. Todas las pruebas contra la mentira catalanista. Valencia, España. (Nou Valencianisme) (2016).
  • Ubieto, A.
    • La Leyenda del Origen Ilerdense de Trescientas Valencianas.
    • La inmigración en la Valencia medieval.
    • Entidades políticas en la conquista de Valencia.
    • Orígenes del Reino de Valencia. Valencia, España. (1981).
  • Faus, S. Resum Historic de la Llengua Valenciana i dels seus esriptors. Valencia, España. (1979).
  • Gil, J.A. Parece que fue ayer. Valencia 1936-1957. Valencia, España. (Carena). (2004).
  • Perales, J.B. Décadas de la historia de la insigne y coronada Ciudad y Reino de Valencia. (1878).
  • Cervera Bañuls, D. La Prensa Valenciana en su aportación a la ‘Renaixença’. Valencia, España. (Ajuntament de Valéncia) (1976).
  • Piles Ros, L. Apuntes para la Historia Económica Social de Valencia durante el Siglo XV. Valencia, España. (Ayuntamiento de Valencia) (1969).
  • Sanchis G., M. La Ciudad de Valencia. Valencia, España. (IRTA). (1972).
  • Peset, M. Furs de Valencia: Su sentido y vigencia. (Universidad de Valencia).
  • Boix, V.
    • Historia de la ciudad y Reino de Valencia, Tomo I. (D. Benito Monfort). (1845). Valencia, España.
    • Historia de la ciudad y Reino de Valencia, Tomo II. Valencia, España. (D. Benito Monfort). (1845).
    • Historia de la ciudad y Reino de Valencia, Tomo III. Valencia, España.(D. Benito Monfort). (1845).
    • Crónica de la Provincia de Valencia. Madrid, España. (Rubio y Compañía). (1867).