La Segunda República – Siglo XX

Historia de Valencia

Antecedentes

A principios de 1930, la dictadura de Primo de Rivera está completamente desprestigiada y carece de apoyos incluso entre los propios militares. La situación económica es mala y la desigualdad social evidente. El 40% de la población es analfabeta, el 4% de la población posee el 80% de las tierras, el jornal medio está en unas 2 pesetas diarias cuando un un Kg de pan cuesta 1 peseta y un Kg de carne de vaca 4,5 pesetas, el paro alcanza a medio millón de personas (sobre una población total de 24 millones).

En enero de 1930, Primo de Rivera dimite ante la imposibilidad de mantenerse en el gobierno y se exilia a Francia. El rey Alfonso XIII llama a la jefatura del gobierno al general Dámaso Berenguer en un intento de volver a la situación anterior al golpe de estado de Primo de Rivera. Berenguer promete elecciones generales pero la mayoría de la nación ha perdido la confianza en la monarquía. Políticos contrario a la monarquía como Maura y Alcalá Zamora reconocen la imposibilidad de pervivencia del régimen y promueven el conocido como Pacto de San Sebastián, en el cual un amplio sector de partidos de la extrema izquierda se une para derrocar a la monarquía. En este pacto, a favor del golpe de Estado, participan:

  • Unión Republicana: Fernando Sasiaín
  • Partido Republicano Radical: Alejandro Lerroux
  • Acción Republicana: Manuel Azaña
  • Partido Radical-socialista: Marcelino Domingo, Álvaro de Albornoz y Ángel Galarza
  • Derecha Liberal Republicana: Niceto Alcalá-Zamora y Miguel Maura
  • Acció Catalana: Manuel Carrasco Formiguera
  • Acció Republicana de Catalunya: Matías Mallol Bosch
  • Estat Català: Jaime Ayguadé
  • Organización Republicana Gallega Autónoma: Santiago Casares Quiroga
  • A título particular: Indalecio Prieto, Felipe Sánchez Román, Fernando de los Ríos y Eduardo Ortega y Gasset.

Los golpistas llegan a tener contactos con una parte del ejército y se establece el 30 de diciembre como fecha de una posible sublevación, que finalmente no se producirá excepto en Jaca dónde Fermín Galán levanta a la guarnición.

El gobierno convoca elecciones municipales, cuya segunda ronda tendrá lugar el día 12 de abril de 1931, con el convencimiento que el triunfo de la monarquía será claro. Sin embargo, aunque en número de votos los candidatos monárquicos obtienen una importante ventaja, los candidatos republicanos ganan en la casi totalidad de capitales de provincia, incluidas Madrid y Barcelona, lo que deja a la monarquía en una situación de debilidad relativa ya que cuenta con el apoyo de la casi totalidad de lo pueblos, el ámbito rural, muy alejado de los centros de decisión.

Al saberse los resultados, el rey duda y esta situación es aprovechada por los políticos de izquierda para alentar, aún más, el desánimo del monarca y avivar las ansias del pueblo español contra la Monarquía. Ante algunos contactos con el ejército y la guardia civil, queda claro que nadie va a utilizar la fuerza contra los manifestantes que, espontáneamente, salen a la calle al grito de “Viva la República”. El 13 de abril, el primer lugar en el que se proclama la República es en el ayuntamiento de Eibar. Seguidamente, el día 14, Francesc Macià declara en Barcelona la “República Catalana” dentro de una “Federación Ibérica de Naciones”. En Madrid, Niceto Alcalá Zamora proclama la Segunda República mientras el rey viaja a Cartagena desde donde se embarcará hacia un exilio del que ya no volverá.

Segunda República Española

Fue el régimen político democrático que existió en España entre el 14 de abril de 1931, fecha de su proclamación, en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII, y el 1 de abril de 1939, fecha del final de la guerra civil, que dio paso al régimen del General Francisco Franco Bahamonde (denominado popularmente como Régimen Franquista). El numeral «segunda» obedece a la necesidad de distinguirlo del anterior período republicano, la Primera República Española (1873-1874) que tampoco tuvo éxito.

Primera etapa: El Gobierno Provisional (1931)

El exilio de Alfonso XIII y la proclamación de la Segunda República generan un vacío de poder que se llena con la configuración de un gobierno provisional. Su misión fundamental fue la convocatoria de Cortes Constituyentes para elaborar una nueva constitución más acorde con el nuevo régimen y con las aspiraciones de la sociedad.

En 1931 la nueva constitución verá la luz, y en ella se reconocerán el sufragio universal masculino y femenino, la laicidad del Estado y un amplio programa de derechos y libertades.

Segunda etapa: Bienio Progresista (1931-1933)

Los partidos de izquierdas ganan las elecciones e iniciarán un amplio programa de reformas, entre las que destacarán la reforma militar, agraria, educativa y laboral. En realidad, se había puesto en marcha toda una revolución social.

Pero la puesta en práctica de ese programa de reformas supuso la generación de no pocos opositores: parte del ejército, los grandes propietarios, la Iglesia, los empresarios, los partidos de derechas, etc. Todos veían como sus derechos se veían mermados y los problemas de España no se solucionaban o, incluso, en algunas regiones del territorio se acentuaban.

La coyuntura económica no era propicia: vivíamos en los años de la crisis nacida del 29 y, por lo tanto, era difícil sacar adelante un proyecto tan ambicioso y que suscitaba grandes e importantes opositores.

En 1932 el rumbo que el nuevo régimen republicano estaba tomando crea un descontento generalizado, especialmente, en los sectores conservadores y de centro. El incendio de numerosas instituciones religiosas en mayo, el asesinato indiscriminado de sacerdotes y mojas a manos de los partidarios de la República y, sobre todo, el proyecto del Estatuto de Autonomía para Cataluña encendieron las alarmas en todo el país. Para evitar lo que estos consideraban la segura ruptura de España, el General Sanjurjo y sus oficiales prepararon un golpe de estado que depusiese al gobierno presidido por Manuel Azaña y embridase la República hacia un orden más conservador, a la espera de decidir el futuro sistema político nacional, pero termina fracasando.

El ambiente en España se va radicalizando y las críticas al gobierno también les llegan desde los sectores más radicales: desde los anarquistas. En 1933 las revueltas se multiplicarán y los excesos, de los republicanos, en su represión llevarán a la dimisión del gobierno y a la convocatoria de nuevas elecciones.

Tercera etapa: El bienio Radical-Cedista (1933-1936)

La derecha en esta ocasión se presentará unida y muy organizada que la fragmentada izquierda, lo que le proporcionará la victoria electoral y la consiguiente formación de gobierno.

Serán momentos muy difíciles. En Europa los extremismos se están consolidando, tanto el régimen nacional socialista alemán, como el régimen fascista estalinista. Esto tendrá su reflejo en España donde las posturas políticas se irán radicalizando.

El gobierno de Partido Radical y de la CEDA (ambos de derechas) llevará a cabo la paralización del proceso de reformas iniciado en el periodo anterior, que sólo generaban el descontento de la sociedad en casi todos sus sectores y, además, no solventaba los problemas económicos y sociales, el primer gobierno de la República fue un fracaso.

Se produce la Revolución de 1934 o huelga general revolucionaria en España de 1934, que fue un movimiento huelguístico revolucionario que se produjo entre los días 5 y 19 de octubre de 1934 durante el bienio radical-cedista de la II República. Este movimiento estuvo alentado desde amplios sectores y por importantes dirigentes del PSOE y la UGT, como Largo Caballero o Indalecio Prieto y de forma desigual por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y el Partido Comunista de España (PCE).

Los principales focos de la rebelión se produjeron en Cataluña y en Asturias, región en la que tuvieron lugar los sucesos más graves. Y tuvo gran importancia en las cuencas mineras de Castilla y León y ciudades y villas de la provincia de Valladolid.

La izquierda intentaba alcanzar por la violencia lo que les había sido negado por el voto, haría que la derecha perdiera toda fe en las posibilidades de la legalidad y se vieran obligados a defender los intereses de los españoles por otros medios. Sin embargo, volvieron a fracasar.

Cuarta etapa: El Frente Popular (de febrero a julio de 1936)

La izquierda, muy debilitada por sus divisiones internas y con pocas opciones para ganar las elecciones, recurrirá a la manipulación de los resultados y la falsificación de los escrutinios. Esta práctica proporcionará, de manera fraudulenta, aproximadamente 50 escaños en favor de los partidos de izquierdas. Fue tal la decepción, y el descontento se generalizó de tal manera, que los españoles se polarizaron entre los defensores del fraude electoral propiciado por los republicanos, y los que querían una España unida y libre.

Leer: Álvarez Tardío, M. y Villa García, Roberto. 1936: Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular. Ed. Espasa. 2017.

Crónica: El ‘pucherazo del 36’ Diario El Mundo. 12/03/2017 por Javier Redondo. 

Libros: Diario El País. Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García certifican el fraude electoral que permitió la victoria del Frente Popular tras años de trabajo sobre las actas. 05/04/2017 por Santos Juliá.

Se intentará reactivar de nuevo el proceso de reformas que deshizo el gobierno anterior, pero la suerte estaba echada. Los enemigos del gobierno republicano eran muchos, cada vez más fuertes y contaban con el apoyo de una buena parte del ejército.

Desde el mes de abril se multiplicó la violencia en las calles, los republicanos volvieron a retomar las sacas y a asesinar a los presos políticos, retomaron la quema indiscriminada de edificios religiosos, así como el asesinato de sacerdotes y la violación y asesinato de monjas, asesinan al presidente y fundador del partido Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, así como a miles de falangistas por toda España. También arremeten y persiguen a carlistas, políticos o simpatizantes de derechas, torturan y fusilan a todo aquél que no está de acuerdo con la doctrina del gobierno.

El alzamiento militar se entiende necesario por la mayoría de la población española, que no comulgaba con los ideales radicales y de extrema izquierda que estaba promoviendo la República del Frente Popular, del PSOE, y resto de partidos de izquierdas.

Cronología general de la Guerra Civil Española (1936-1939) * Francisco Pérez Puche Cronista Oficial de la ciudad de Valencia Octubre de 2016.

Bibliografía

  • Danvila, M. Las Germanías de Valencia. (Madrid, 1884).
  • Diago, F. Apuntamientos recogidos por el P. M. Fr. Francisco Diago, O.P., para continuar los anales del Reyno de Valencia desde el rey Pedro III hasta Felipe II. (Valencia, Hijos de F. Vives Mora [Acción Bibliográfica Valenciana], 1936-1946, 2 vols).
  • Durán, E. Les Germaníes als Països Catalans (Tesis Doctoral Inédita, Barcelona, Universidad de Barcelona, 1979, 2 vols).
  • Escolano, G. de. Décadas de la Historia de la insigne y coronada ciudad y Reino de Valencia. (Valencia, Terraza, Aliena y Compañía Editores, 1879, 3 vols).
  • García, M. La Germania dels menestrals de València. (Valencia, 1935).
  • García, R. Las Germanías de Valencia. (Barcelona, Península, 19812).
  • Reglá, J. Historia del Pais Valencià. T. III: de les Germanies a la Nova Planta. (Barcelona, 1975).
  • Ventura, J. Inquisició espanyola i cultura renaixentista al Pais Valencià. (Valencia, Eliseo Climent, 1978).
  • Viciana, M. de. Crónica de la ínclita y coronada ciudad de Valencia. (Barcelona, Pablo Cortey, 1566. Ed. facsímil, con estudio preliminar e índices de S. García Martínez, Valencia, Universidad de Valencia, 1972-1983, 5 vols).
  • Ximeno, V. Escritores del Reyno de Valencia. (Valencia, Joseph Estevan Dolz, 1747, 2 vols. Ed. facsímil, Valencia, París-Valencia, 1991).
  • Lorenzo, J. (Imprenta Real). (1804). Viage literario a las iglesias de España. Madrid, España.
  • Gómez, J. V.
    • La festivitat del 9 d’Octubre a través de les cròniques. Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Los mudéjares en el Reinado de Jaime II (1291-1327). Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Cartas pueblas valencianas concedidas a fueros aragoneses. Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Sobre la repoblación valenciana a leyes musulmanas (siglos XII-XV). Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
    • Alfonso el Magnánimo: monarca, humanista y mecenas. Valencia, España.(Real Acadèmia de Cultura Valenciana). (2015).
  • López, J.
    • Historia de la medicina valenciana, Tomo I. Valencia, España.(Vicente García Editortes, S.A) (2012)
    • Historia de la medicina valenciana, Tomo II. Valencia, España.(Vicente García Editortes, S.A) (2012)
    • Historia de la medicina valenciana, Tomo III. Valencia, España.(Vicente García Editortes, S.A) (2012)
  • Beuter, P. Crónica general de toda España y especialmente del Reyno de Valencia. Valencia, España. (1604).
  • Cabanes, Mª D.
    • Documentación del s. XIII en relación con la conquista. Serie Histórica A.C.V. nº 1. Gandía (Valencia). (1986).
    • Repoblación jaquesa de Valencia. T.V. 48. Zaragoza, España. (1980)
    • Aspectos demográficos de la Reconquista: Población pre-existente y repoblación en la ciudad de Valencia. Zaragoza, España. (1979-1980)
  • Castell, V. Els mossarabs. El cristianisme en Valencia abans de Jaime I. En torno al 750 aniversario T.I. Valencia, España. (1989).
  • Diego, F. Anales del Reino de Valencia. Valencia, España. (1613).
  • Ferrando, J. Origens, elements, naturalea i organisacio del Regnum Valentiae. Valencia, España. (1983).
  • García, H. El Libre de Repartiment y la práctica notariall en su tiempo. B.S.C.C. XXV. Castelló, España. (1949).
  • García, R. Tratado de la Real Señera. Valencia, España. (1993).
  • Giralt, E. España Moderna y Contemporánea. Ap. Bibli. Emili Girat. Barcelona, España. (Teide) (1964).
  • Peñarroja, L.
    • Cristians valencians baix l’Islam: de l’any 1000 a la conquesta. Madrid, España. (Gredos). (1993).
    • Moriscos y Repobladores en el Reino de Valencia: la Vall d’Uxó (1525.1625). Valencia, España. (Del Cenia la Segura). (1984).
  • Roca, F.
    • Inmigración en la Valencia medieval. Castellón, España. (D.S.C.C.) (1977).
    • Un siglo de vida mudéjar en la Valencia medieval: 1238-1338. Valencia, España. (E.E.M.C.A.) (1952).
  • García, J. Todas las pruebas contra la mentira catalanista. Valencia, España. (Nou Valencianisme) (2016).
  • Ubieto, A.
    • La Leyenda del Origen Ilerdense de Trescientas Valencianas.
    • La inmigración en la Valencia medieval.
    • Entidades políticas en la conquista de Valencia.
    • Orígenes del Reino de Valencia. Valencia, España. (1981).
  • Faus, S. Resum Historic de la Llengua Valenciana i dels seus esriptors. Valencia, España. (1979).
  • Gil, J.A. Parece que fue ayer. Valencia 1936-1957. Valencia, España. (Carena). (2004).
  • Perales, J.B. Décadas de la historia de la insigne y coronada Ciudad y Reino de Valencia. (1878).
  • Cervera Bañuls, D. La Prensa Valenciana en su aportación a la ‘Renaixença’. Valencia, España. (Ajuntament de Valéncia) (1976).
  • Piles Ros, L. Apuntes para la Historia Económica Social de Valencia durante el Siglo XV. Valencia, España. (Ayuntamiento de Valencia) (1969).
  • Sanchis G., M. La Ciudad de Valencia. Valencia, España. (IRTA). (1972).
  • Peset, M. Furs de Valencia: Su sentido y vigencia. (Universidad de Valencia).
  • Boix, V.
    • Historia de la ciudad y Reino de Valencia, Tomo I. (D. Benito Monfort). (1845). Valencia, España.
    • Historia de la ciudad y Reino de Valencia, Tomo II. Valencia, España. (D. Benito Monfort). (1845).
    • Historia de la ciudad y Reino de Valencia, Tomo III. Valencia, España.(D. Benito Monfort). (1845).
    • Crónica de la Provincia de Valencia. Madrid, España. (Rubio y Compañía). (1867).